Ahorrar energía y agua sin esfuerzo, afrontando extra de verano

Ahorrar de forma cómoda es posible

CÓMO AHORRAR ENERGÍA EN CASA DURANTE EL VERANO

El periodo estival es una época de grandes gastos en la mayoría de casos. Las vacaciones, las compras en las rebajas, se unen a los gastos típicos de cualquier hogar. Y dependiendo de la zona en la que vivamos, también hay que sumar un gasto mayor en electricidad, por el mayor consumo de televisión y sobre todo, de aire acondicionado. El calor imperante durante estos meses hace imprescindible el uso de estos aparatos, que como mucho pueden ser sustituidos por ventiladores, gastando igualmente energía y haciendo que el consumo suba mucho durante estos meses.

Es algo para lo que ya solemos estar preparados. Las facturas de luz y agua durante el verano suelen ser mayores y hemos de entender que lo son por las necesidades especiales que tenemos durante esos meses. También es habitual gastar algo más de agua, ya sea en la ducha o en la propia lavadora. Esto hace que, para muchos, los meses de verano se vuelvan un poco cuesta arriba en cuestión de dinero y gastos. Siendo conscientes de esta situación, nosotros hemos querido exponer algunos consejos para ayudar al lector a ahorrar todo lo posible durante estos meses.

Consejos para ahorrar energía y que la factura de la luz no sea impagable

Nadie conoce nuestra casa mejor que nosotros, así que el primer consejo que vamos a dar es aprovechar al máximo los puntos fuertes de la misma, por ejemplo la luminosidad de las habitaciones, para ahorrar lo máximo posible a la hora de encender luces. También hemos de buscar la manera de ventilar y hacer fluir el aire de forma natural para no tener que depender tanto de ventiladores y aires acondicionados. Habrá ocasiones en los que será imposible estar en una estancia sin ellos, pero con un poco de lógica, ventanas y puertas abiertas, la corriente puede ser suficiente.

En caso de tener que poner el aire acondicionado, porque la temperatura sea demasiado alta, lo regularemos correctamente y trataremos de no bajar nunca de los 24 grados. Los equipos actuales pueden autograduarse según la temperatura, pero eso hará que gasten más energía ya que deben utilizar continuamente el termostato. Dejándolo por encima de los 24 grados, el gasto eléctrico será mucho menor. Todo ello facilitará un ahorro importante en lo que a electricidad se refiere, siendo éste el gasto más grande al que solemos hacer frente durante el verano, con lo cual para ahorrar energía es altamente recomendable realizar esta práctica y dejar los grados por encima de 24. Hemos de cuidar también los electrodomésticos, desenchufarlos cuando no estemos utilizándolos, o cuando nos vayamos de vacaciones.

El ahorro de agua, otro punto de vital importancia

Al igual que el gasto en electricidad, el gasto en la factura del agua a corriente también suele aumentar durante estos meses. Las altas temperaturas, sobre todo en el sur del país, nos hacen sudar mucho más y es habitual que mucha gente se duche un par de veces al día para quitarse esa sensación pegajosa y refrescarse un poco. Ello, sumado al habitual gasto en el agua de la lavadora o el fregadero, por ejemplo, puede ser demasiado para muchas familias durante estos meses de verano.

Por eso lo mejor es utilizar máquinas que nos ayuden a regular y hacer descender dicho gasto, como eOZONE, que va adaptada a nuestra lavadora y nos permitirá lavar nuestra ropa sin utilizar ningún tipo de agente tóxico como detergentes y suavizantes, permite lavar sólo con agua, y como su eficiencia es mayor podrás realizar lavados en tan solo media hora de modo que la máquina supone un ahorro importante de energía y agua que puede ser de cientos de euros al año, dependiendo del consumo de tu negocio u hogar, y será una ayuda inestimable especialmente en estos meses donde cada euro es importante a la hora de hacer frente a las facturas.