El Cloro, ¿Es posible mantener limpia nuestras piscinas sin Cloro?

¿Podemos evitar el daño del cloro en nuestra piel?

El verano es época de altas temperaturas y combatirlas no siempre es fácil. La mayoría echan mano de los ventiladores y aires acondicionados, para poder mantener sus estancias a unas temperaturas normalizadas cuando en el exterior se superan los 35 grados. Otros, los más afortunados, cuentan con piscina en casa o cerca de ella, para poder darse un chapuzón y disfrutar de esa refrescante sensación. Tanto para los más pequeños como para los mayores, contar con una piscina en casa es una de las mejores cosas que puede tener el verano, si no fuera por el cloro.

Como ya sabrás si cuentas con una cerca, no todo es tan perfecto a la hora de bañarse en una piscina. Dependerá mucho del tipo de piscina, de su construcción, de sus materiales y sobre todo del lugar donde esté ubicada y del agua que contenga, pero normalmente, para mantenerla lo más limpia posible, cualquier piscina necesita ser depurada de alguna forma. Se puede hacer a través de un filtro combinado con pastillas de cloro, aunque los problemas de utilizar este químico son más que evidentes sobre nuestra piel y nuestro cuerpo, como seguramente ya habrás tenido la desgracia de comprobar alguna vez.

Los problemas de utilizar cloro en las piscinas

El cloro se utiliza en pastillas o pequeñas dosis para desinfectar y erradicar cualquier tipo de organismo, ya sea animal o vegetal, del agua de nuestras piscinas. Su eficiencia se ha comprobado insuficiente en ciertos tipos de aguas, donde la dosis necesaria es muy superior a la recomendable. Y es que el cloro puede afectarnos de manera contraproducente si estamos en contacto directo con él. Al ya clásico picor de ojos producido por un exceso de este químico en el agua se sumarán también los problemas en la piel.

Sin embargo, a día de hoy todavía se siguen utilizando pastillas de cloro en la mayoría de piscinas. Es un método muy generalizado a éstas alturas, y a pesar de sus evidentes fallos, la gente casi siempre lo escoge, aunque en muchos casos es por desconocimiento de otros métodos alternativos. El mismo proceso que lleva a cabo el cloro en el agua de las piscinas se puede realizar con máquinas de ozonización, de una forma mucho más natural y certera, eliminando cualquier residuo químico en al gua y sobre todo, salvaguardando nuestra salud, sin esos indeseables efectos secundarios.

El ozono, alternativa perfecta para depurar el agua de nuestra piscina

La depuración del agua de nuestras piscinas a través de agua ozonizada, para la desinfección total de dichas aguas y la mejora de la calidad de estas, está cada vez más en boga. Las máquinas que ofrecen esta alternativa, como eOZONE, suponen una interesantísima inversión en salud, sabiendo que por fin estaremos tranquilos a la hora de bañarnos sin peligro en nuestra piscina, dejando de preocuparnos ya no solo por las bacterias, algas o verdín que pueda surgir en la misma, sino también por no contar con efectos secundarios indeseables como los del cloro.

A través de este método, el ozono se encarga de mejorar muchísimo la calidad del agua, siendo perfecta para disfrutar del baño incluso para los niños pequeños, o esas personas que tengan problemas de piel sensible, que en muchas ocasiones no podían disfrutar de este tipo de baños por el exceso de cloro. Todo son ventajas cuando cambiamos los otros procesos químicos, que además no son cien por cien eficaces, por todo lo natural y provechoso que nos ofrece el proceso de ozonización de agua.

Si quieres conocer más acerca de como incorporar el sistema eOZONE en tu piscina pulsa el siguiente botón:

Ozono en Piscinas