El problema de las bacterias en las cartas de los restaurantes

Ir a comer fuera suele ser, para muchos, una auténtica novedad, ya que no todos tienen el poder adquisitivo para poder disfrutar de un almuerzo o una cena fuera de casa con mucha asiduidad. Tal vez los fines de semana, o puede que solo por celebraciones especiales, acudir a un buen restaurante es siempre motivo de alegría. También hay quien, por trabajo, tiene que comer fuera de casa a diario, visitando normalmente los mismos restaurantes. Lo que se busca es calidad en la comida, buenos precios… y por supuesto, higiene total. Aunque tal vez a este último respecto no nos fijamos tanto como deberíamos en ciertos detalles, como puede ser las bacterias presentes en las cartas de comida.

El departamento de Ciencia y Tecnología dependiente del Basque Culinary Centre ha llegado a una curiosa (y a la vez preocupante) conclusión en su último estudio, acerca de los patógenos en las cartas de menú de los restaurantes. Según dicho estudio, estas cartas cuentan con tantas bacterias como podría haber en el propio baño del lugar, al ir pasando de mano en mano, sin una limpieza adecuada. Y es que lo más habitual para eliminar las bacterias de un restaurante es prestar especial atención allá donde pensamos que se pueden reunir en mayor cantidad, o que pueden suponer mayor peligro: la cocina y el baño.

Sin embargo, según se desprende de este último estudio, las cartas de restaurantes son también un vehículo perfecto para la transmisión de diferentes bacterias, al pasar por muchas manos diferentes y no recibir tanta atención para su limpieza. Patógenos como S. Aureus y E. Coli, que pueden ser muy peligrosos para el ser humano, aparecen en la mayoría de las cartas de restaurante analizadas, aunque eso también dependerá del material que se utilice, algo que ha centrado el estudio. Según las conclusiones, las cartas de papel reciclado serían la mejor opción, ya que al ser también más económicas, se podrían cambiar con mayor asiduidad.

La falta de higiene por parte del personal de los restaurantes, pero también de los propios clientes, suele ser determinante a la hora de la aparición y pervivencia de dichas bacterias en las cartas de menú. Por eso sigue siendo indispensable el lavado de manos, en el caso de camareros y cocineros, de manera continua, para evitar este tipo de situaciones… El cambiar las típicas cartas plastificadas por otras de papel reciclado podría suponer igualmente una gran diferencia para terminar con estas bacterias, si no por completo, al menos reduciendo su crecimiento.

La presencia de la propia tinta en el papel reciclado también cuenta para reducir la expansión de los patógenos, ya que ayuda a evitar la adherencia de los mismos al material. Al ser más económicos, estos menús también pueden sustituirse de una forma más habitual, lo que nos permitirá reducir también el impacto de esas bacterias, resultando así el papel reciclado como la alternativa más higiénica, si hablamos de cartas de menú en restaurantes.

Otra forma muy sencilla para solucionar este aspecto, siempre que las cartas no sean de papel, consiste en aprovechar mientras limpiamos la mesa para darle una pasada a la carta con agua ozonizada que tiene una gran efectividad para eliminar bacterias, entre ellas la E. Coli.

Fuente de la información 

Infórmate mejor acerca del Ozono