Desde que el ser humano entendió que toda la industrialización llevada a cabo en los dos últimos siglos estaba teniendo un efecto colateral tremendamente dañino en el medio ambiente, se ha tratado de encontrar un punto intermedio para no frenar el progreso, pero tampoco desatar los males de la polución, la contaminación y la deforestación en exceso. La humanidad vive en un planeta con fuentes de energías finitas y esos recursos, tarde o temprano, acabarán agotándose si no los dosificamos. Para ello se han firmado tratados importantes contra la contaminación entre todos los países, buscando proteger un poco más el medio ambiente.

Pero eso no solo depende de las decisiones de los gobiernos o de las propias leyes, que por supuesto ayudan y mucho, sino también de los gestos cercanos que cada cual podamos llevar a cabo en nuestras vidas, en nuestro propio hogar. Un esfuerzo individual de todos los hogares valdría más que las multas a las grandes compañías por contaminar más de lo debido, ya que con esas multas el daño sigue estando hecho. Todos tenemos una responsabilidad para con nuestro entorno, y ni siquiera resulta complicado cumplirla, porque se trata de llevar a cabo pequeños y útiles gestos en nuestro propio hogar.

Cuidando el medio ambiente en nuestro hogar

Actualmente, la huella que deja el ser humano en este mundo es cada vez mayor y más catastrófica, porque no podemos olvidar que además de estar más avanzados, cada vez somos más personas en el planeta. Es nuestro hogar y por supuesto, debemos estar a gusto en él, pero hemos de tener en cuenta que es el único que tenemos y también debemos cuidarlo, de la misma forma que cuidamos nuestra propia casa. Bastará con pequeños gestos, como los que comentamos a continuación, para que nuestro efecto dañino sobre el medio ambiente que nos rodea sea el menor posible:

  • Colaborar con la separación de productos para su reciclaje desde el primer momento.

  • Economizar en el consumo de agua con grifos, duchas y cisternas con economizador.

  • Colocar bombillas de bajo consumo para gastar menos electricidad.

  • No tirar aceites, anticongelantes o demás líquidos peligrosos por el desagüe, ya que pueden contaminar las aguas a las que van a parar.

  • Utilizar productos ecológicos y naturales para evitar la aparición de tóxicos.

  • Disponer de una máquina de agua ozonizada para nuestra lavadora, evitando así que el agua que entre y salga de ella contenga tóxicos y productos peligrosos.

Pequeños pasos para un mundo mejor

Estos pequeños cambios, que todos podemos llevar a cabo en nuestros hogares de una manera sencilla y sin apenas esfuerzos, no solo nos permitirán vivir mejor a nosotros mismos sino también a todos los demás, y especialmente, a los que van a venir detrás, a esas futuras generaciones a las que les debemos un planeta más limpio. La salud no solo de nuestro entorno, sino de nuestra propia familia, se verá muy beneficiada con estos cambios, y estaremos poniendo nuestro granito de arena por un futuro mejor.

ecoWORLD trabaja de forma constante por facilitar este tipo de cambios para mejor, llevando un poco más de conciencia verde a los hogares y negocios a través de sus máquinas de ozonización del agua y contribuyendo a la eliminación de los tóxicos y productos químicos en el hogar o en los negocios, evitando así también sus indeseables efectos dañinos colaterales. No sabemos cómo será el futuro, pero tenemos claro que debe ser verde y si queremos seguir disfrutando del entorno muchos años más, lo mejor es aprender a cuidarlo ahora para legarle a nuestros hijos un mundo mejor.

Para más información pulse aquí: OZONO