Sábanas y toallas, la importancia de cuidarlas y lavarlas bien.

Aumenta su vida y disfrútalas más tiempo

A estas alturas seguramente lleves ya unas cuantas coladas encima y sepas de sobra que no toda la ropa se puede lavar de la misma manera. No estamos hablando ya de la diferencia entre los distintos tejidos, algunos más delicados que otros, sino del resto de cosas que hay que lavar pero que no nos ponemos literalmente, lo que comúnmente se llama ropa del hogar. Las sábanas y toallas son el mejor ejemplo de esto, necesitando también ser lavadas y limpiadas a conciencia cada cierto tiempo, aunque parece que no hay un consenso sobre ello.

De hecho, en muchos hogares las sábanas solo se cambian un par de veces al mes, mientras que en otros se pueden cambiar hasta dos veces por semana. Por supuesto, dependerá mucho del propio dormitorio, de la limpieza que realicemos en dicha estancia y también de nosotros mismos. En verano, por ejemplo, es más habitual cambiar las sábanas porque se suda más que en invierno. Sin embargo, parece que cambiarlas una vez a la semana es una buena alternativa para mantenerlas limpias y a la vez ahorrar tanto en agua como en luz, para no tener que estar poniendo lavadoras a todas horas.

En cuanto a las toallas, también existe mucho debate sobre el propio hecho de lavarlas tan a menudo. Hay quien piensa que puede ser una contradicción lavar algo con lo que solo nos estamos secando cuando se supone que estamos más limpios, al salir de la ducha. Sin embargo, en nuestro cuerpo siguen existiendo bacterias, pieles muertas y demás incluso después de ducharnos. Por eso convendría cambiar las toallas y lavarlas cada tres o cuatro usos, para evitar igualmente que cojan olor. Las toallas pequeñas y de mano pueden aguantar algo más, ya que no se entra tanto en contacto con ellas.

La mejor alternativa para lavar a conciencia estas prendas del hogar es hacerlo en la propia lavadora, si lo hacemos con la máquina de eOZONE, aparte de evitar el uso de detergentes dañinos para nuestra piel, y eliminar por completo los tóxicos de la forma más natural posible, también podremos usar programas cortos y el tacto, el color y el tejido de nuestra toalla durará mucho más. Ahorraremos dinero ahorrando agua y la compra de sábanas y toallas nuevas debido al deterioro de estas al mismo tiempo que estaremos ayudando a proteger el medio ambiente y mantenemos nuestra ropa del hogar perfecta junto a nuestra ropa diaria durante mucho más tiempo, disfrutando de todos los beneficios que esto supone.