Turismo Sostenible, El Reto de los Hoteles del Siglo XXI

Ofrecer el mejor servicio que te diferencie del resto

El turismo sigue siendo una importantísima fuente de ingresos en España, imprescindible en la mayoría de lugares de costa y con un potencial espectacular en ciudades grandes como Sevilla, Madrid o Barcelona. La llegada de millones de visitantes a nuestro país durante casi todos los meses de año, aunque especialmente entre Mayo y Septiembre, nos convierte en una de las mayores potencias turísticas del mundo, algo muy beneficioso, desde luego, pero que también puede ser un arma de doble filo si no sabemos cómo canalizarlo.

Y es que el turismo masivo puede llegar a ser tremendamente perjudicial para el entorno, en caso de no estar preparados para minimizar el impacto que supone tener a miles de personas reunidas en localidades que acostumbran a albergar normalmente a no más de diez o veinte mil. En muchos casos, estas localidades turísticas multiplican por cinco e incluso por diez su población en estos meses veraniegos, y eso supone un riesgo para el medio ambiente, sobre todo para el entorno marítimo, que suele ser el más afectado durante la temporada alta. El turismo sostenible, que combina la diversión y el relax de los turistas con el respeto al entorno y al medio ambiente, es la única solución posible en nuestro tiempo.

El impacto negativo del turismo en la costa

La masificación de muchos destinos turísticos supone un beneficio evidente para esas localidades y para las empresas allí radicadas, pero pocas veces se tiene en cuenta el impacto negativo que puede suponer sobre el propio entorno. Un entorno costero habituado a “soportar” el impacto de un número limitado de habitantes, que al llegar el verano se multiplican y suponen un verdadero peligro, sino se sabe controlar. Por suerte, la concienciación con este tema cada vez es mayor, y ya motu proprio, los turistas suelen ser mucho más respetuosos con los lugares que visitan.

Los ayuntamientos, gracias a la implantación de concejalías de medio ambiente, también han dispuesto de numerosos dispositivos para mantener limpias las playas y las costas, además de la seguridad extra en entornos naturales. De la misma forma, se implantan códigos para minimizar la contaminación procedente de los negocios, sistemas que deben cumplirse para que los restaurantes, tiendas y hoteles afecten en la menor medida posible a su propio entorno, de manera negativa. Porque el turismo sostenible no tiene que ver solo con los clientes, sino también con los propios negocios.

Mantener la calidad del agua, un punto imprescindible

La calidad del agua es uno de los puntos más importantes en este tipo de destinos. De hecho, para conseguir la bandera azul, el distintivo de calidad de las playas españolas, siempre se pide cómo requisito que las aguas de la playa no contengan niveles excesivos de tóxicos y químicos, algo que podría ser relativamente normal estando cerca de tantos negocios grandes. Estos negocios, por suerte, ya se están adaptando a esta nueva realidad sostenible y optan por medidas ecológicas, como colocar máquinas de ozonización para mantener el nivel de calidad del agua, tanto para el propio negocio como para el medio ambiente.

El sistema eOZONE supone no solo un ahorro enorme para el negocio en cuestión, que ya no tendrá que preocuparse en gastar dinero en ingentes partidas para detergente, ni en buscar soluciones para mejorar la calidad de sus manteles, uniformes y demás. Los beneficios para el entorno son también llamativos, ya que estamos hablando de negocios como grandes restaurantes y hoteles, que suelen lavar muchísimo cada día. Si el agua con la que lo hacen, que luego será devuelta a través del sistema de tuberías, queda totalmente exenta de tóxicos y restos químicos, los beneficios para todos serán enormes.