¿Qué es el ozono?

El Ozono (O3) es el producto natural más bactericida del que dispone el hombre. Se ha convertido en el destructor de gérmenes, bacterias, hongos y virus con mayor rapidez y efectividad (300 veces más rápido que el cloro en reacción y 50 veces más potente).

Su utilización industrial en la purificación de aguas potables se conoce desde hace más de 100 años (sin haberse registrado accidente alguno). Por la rapidez en que se disgrega su tercer átomo volviéndose Oxígeno (O2), es empleado con absoluta seguridad, con óptimos resultados e infinitamente más confiables que los obtenidos con otros productos químicos.

El ozono es un gas que se genera al aplicar una descarga eléctrica sobre el oxígeno (O2) presente en el aire (que está constituido por 2 átomos de oxígeno). Esta fuerza eléctrica hace que cada uno de estos átomos se separe uno del otro y se junte a los 2 de otras moléculas de oxígeno obteniendo un compuesto con 3 átomos de oxígeno que es el O3 (ozono).

El ozono es inestable y tiende a perder fácilmente ese átomo que ha captado haciendo que lo capturen otras especies. Esta propiedad es precisamente la que lo convierte en un poderoso desinfectante (agente oxidante) ya que especies como bacterias, virus o microorganismos en general presentes en el aire tienden a captan este átomo desestabilizándose y muriendo, produciéndose de esta manera la desinfección del medio. Lo mismo ocurre con los olores que en el fondo no son más que determinadas especies que circulan en el aire que aspiramos por nuestra nariz y que también pueden capturar esos átomos libres de oxígeno. Por lo tanto, al final el ozono tras la desinfección se vuelve a convertir en oxígeno.

Ozono vs Cloro

El O3 es muy rápido en su actuación, siendo además inodoro, insípido y no se le conoce derivados que pudieran ser perjudiciales para la salud, pudiendo producirse además industrialmente de una manera económica.

A pH5, el tiempo necesario para esterilizar un litro de agua, muestra que contiene una cantidad de bacterias totales de 8×10/10ml, es de 5 minutos y a pH8 de 7.5 min, con concentraciones de OZONO de 0.13 y 0.20 mg/l respectivamente.

Por el contrario, la concentración de cloro necesaria para conseguir el mismo objetivo con agua de las mismas características es de 2.7mg/l a pH5 y de 7.9 mg/l a pH8, es decir, de 20 a 40 veces superior a la del OZONO.

Una de las pruebas mas evidentes de la superioridad del OZONO frente al Cloro es la aportada por R.N. KINMAN utilizando agua destilada con pH7 y a 25º de temperatura conteniendo esta 106 ml E.COLI. Con 0.01mg/l de OZONO(O3) es capaz de eliminar totalmente los microorganismos en 15 segundos. Mientras que una cantidad de cloro similar es inadecuada y una cantidad de 60 veces superior, necesita el doble de tiempo para desinfectar el agua.

Se puede afirmar con completa seguridad que el OZONO actúa en la desinfección (ESTERILIZACIÓN) del agua de 600 a 3000 veces más rápida que el Cloro.

.

Ventajas en el tratamiento de aguas

La ozonización elimina el color causado por el hierro, manganeso o la materia carbonosa y los sabores y olores debido a la presencia orgánica. Se produce una floculación.

El OZONO elimina la turbiedad, el contenido de sólidos en suspensión y las demandas químicas y biológicas de oxígeno. Además puede eliminar detergentes y otras sustancias tenso-activas. El grado de eliminación dependerá de la cantidad de OZONO utilizada.

El OZONO(O3) es un poderoso desinfectante. No sólo mata las bacterias patógenas sino que además inactiva a los virus y otros microorganismos que no son sensibles a la desinfección ordinaria con Cloro.

La Ozonización es más barata que la supecloración seguida de una de-cloración y del mismo costo que la cloración ordinaria.

Si no existe posterior re-contaminación, el OZONO residual es suficiente para efectuar una desinfección común.

El OZONO, no produce en el agua aumento en el contenido de sales inorgánicas ni subproductos nocivos.

En definitiva, podemos afirmar que el OZONO(O3-oxígeno compuesto por tres átomos) realiza las siguientes funciones en el agua:

Degradación de sustancias orgánicas, desinfección, inactivación de los virus, mejora sustanciosa de sabores y olores, eliminación de olores extraños, eliminación de las sales de hierro y manganeso, floculación de materias en suspensión, eliminación de sustancias tóxicas y desestabilización de materias coloidales.

Usos del Sistema ecoWORLD

El Ozono (O3) es el producto natural más bactericida del que dispone el hombre. Se ha convertido en el destructor de gérmenes, bacterias, hongos y virus con mayor rapidez y efectividad (300 veces más rápido que el cloro en reacción y 50 veces más potente).

Limpieza
general

Granjas y
Viveros

Higiene
alimentaria

Tratamientos
Termales

Descontaminación
utensilios

Descontaminación
utensilios

Eliminación de
olores

Clínicas y
quirófanos

¿Necesitas más información?